Noticias

Útimas noticias relacionadas con inmuebles

País Vasco, la única autonomía que mantiene la ayuda fiscal por comprar una vivienda

La deducción fiscal por la compra de la vivienda habitual se suprimió en 2013: aquellos contribuyentes que compraran una casa después de enero de 2013 perdían ese beneficio de la renta. Sin embargo, aún hay una Comunidad que mantiene esa ayuda, Euskadi. La promoción de oferta pública, la ayuda a emancipación a jóvenes y a la rehabilitación completan el catálogo de suvenciones.

El año pasado, solo en Gipuzkoa ascendió a 127,8 millones esta ayuda por adquirir una vivienda destinada a residencia habitual. Es una de las subvenciones más jugosas de las que se pueden beneficiar todos los ciudadanos vascos, sin límite de ingresos o requisitos previos que sí exigen el resto de ayudas públicas a la vivienda.

El nuevo Plan Director 2018-2020, que acaba de aprobar el Gobierno vasco, concretará la aplicación del derecho subjetivo a ocupar una vivienda digna, además de actualizar el resto de requisitos y cuantías previstas en Euskadi para favorecer el acceso a la vivienda.

Euskadi camina en solitario con un sistema de ayudas que se sustenta en la oferta pública y en las deducciones fiscales, y en la que hay cabida para subvenciones a la rehabilitación, medidas para facilitar la financiación, promociones específicas y/o cupos para personas con dificultades de acceso a la vivienda (como los jóvenes o las personas mayores).

El Departamento de Vivienda prevé en los Presupuestos una parttida de más de 1.100 millones de euros para tres años para desarrollar todas estas ayudas. A ello, hay que sumarle los gastos fiscales que cada territorio de la comunidad autónoma asume por las desgravaciones en materia de vivienda. En Gipuzkoa, por ejemplo, la previsión total para 2018 es de 125,2 millones de euros, un 4,7% menos que el ejercicio anterior.

Según datos de Hacienda, en 2017 las deducciones por adquisión de vivienda habitual ascendieron a 99,54 millones de euros y la previsión para este ejercicio es de 94,81 millones, un 4,7% menos. Los descuentos por compra de vivienda alcanzan hasta el 18% de la cantidad invertida (incluidos gastos e intereses) por un máximo de 1.530 euros. El porcentaje asciende a 23% en el caso de menores de 30 años o familias numerosas.

Este descenso se compensa con el aumento en deducciones derivadas por el alquiler de vivienda habitual, hasta un 7,5% más que en 2017. En Gipuzkoa, este año se superarán los 30,4 millones cuando el pasado el gasto se quedó en 28,3. Una diferencia explicada en parte por el leve aumento de ciudadanos que optan por residir como inquilinos en detrimento de la propiedad.

Navarra también cae

Hasta ahora, Navarra era la otra comunidad junto a Euskadi que mantenía la desgravación por la compra de una vivienda, pero a partir de este año los contribuyentes navarros se quedan sin esa compensación fiscal. La reforma fiscal que ha emprendido el Gobierno navarro plantea desaparecer esa ayuda para todos los contribuyentes a partir de 2023.

Las críticas le han llovido, y por esa razón ha suavizado esa reforma fiscal que quizá, solo acabe limitándose a nuevos propietarios. En cualquier caso, los inquilinos seguirán teniendo ventajas fiscales: podrán descontarse hasta un 15% del importe abonado con un máximo de 1.200 euros.

De esta forma, Euskadi se mantiene como la única que conserva esta ventaja fiscal, y de carácter universal, que además no se carga a las arcas del Departamento de Vivienda, sino que se divide entre los tres territorios vascos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR
Volver